8/05/2011

Carta a la Delegada del Gobierno en Madrid María Dolores Carrión

Muy Sra. Mía:

Le escribo esta carta para, entre cosas, hacerle notar la incongruencia existente entre lo que usted escribió en su página web y los hechos que están ocurriendo.
 

Desde su Delegación, usted escribió: “Nuestro Objetivo es estar cerca de ti, ofrecerte el mejor servicio, e informarte de cómo el Gobierno de España trabaja a favor de las ciudadanas y ciudadanos de la Comunidad de Madrid. Nos esforzamos cada día en garantizar la Seguridad Ciudadana de todas y todos, con el fin de facilitar el ejercicio de nuestros derechos y libertades públicas y la convivencia pacífica de la ciudadanía”.

Y ahora a mí me gustaría contrastar esta declaración:
 

¿Ha sacado usted la policía a la calle para garantizar la Seguridad Ciudadana o para defender una estatua, la del Oso y el Madroño? Me hago esta pregunta porque no me parece que hubiera ciudadanos inseguros dentro de esa plaza y ahora me parece que ni siquiera hay ciudadanos.
 

Aún me hago más preguntas: ¿Cuánto tiempo se va a prolongar la defensa de ese reducto que es el símbolo de un movimiento pacífico y cargado de razón? ¿un día, dos, tres, una semana, un mes, un año, el tiempo que haga falta? ¿Cuánto le va a costar esa operación a los bolsillos de los contribuyentes? ¿el dinero que sea necesario? ¿Van luego a recortar derechos sociales para pagar todas esas horas extras al Cuerpo Nacional de Policía o van a rebajarles el sueldo como al resto de los funcionarios? ¿Quién está alterando la convivencia pacífica, los ciudadanos o el Gobierno al que usted representa?
 

El movimiento ciudadano espontáneo no ha alterado la convivencia pacífica en ninguna de sus acciones por lo que le pido que ponga fin al absurdo que toda esta situación representa. La Puerta del Sol es de todos y no solo de sus comerciantes, tampoco es un coto del Ayuntamiento de Madrid, porque Madrid es nuestro, de tod@s los españoles y de tod@s l@s ciudadan@s del mundo que lo visitan.
 

Por otro lado, debe saber usted que no se puede ilegalizar un estado de ánimo. No tienen derecho a impedir la libre circulación y reunión por nuestras plazas en función de si somos o no ciudadanos satisfechos con el actual estado de cosas aquí y en el resto del mundo. Estableciendo cordones policiales donde sobre la marcha deciden que ciudadanos tienen derechos constitucionales y cuáles no. Resulta todavía más absurdo y estúpido pretender conocer un estado de ánimo en función de criterios estéticos.
 

¿Donde está la asociación de comerciantes de SOL? ¿Por qué no se quejan ahora de la perdida en las ventas por tener la plaza ocupada por l@s policías?
 

Una vez más este movimiento demuestra su talante humano en una expresión de denuncia no violenta.

Su aparente victoria no es más que la expresión de su debilidad mientras imponen un estado de excepción sobre las plazas del pueblo solo demuestran su incapacidad y falta de argumentos que convenzan a la población.
 

Han perdido todas las batallas desde que este movimiento inicio su andadura y seguirán perdiéndolas mientras nuestras armas sean la razón y la suya las porras.



No hay comentarios: