2/19/2011

Ser bisexu@l

Por fortuna, ser hoy una maricona arrastrada es una opción sexual respetable. El sádico y el masoquista poseen cierto aura de alternativos que les permite participar en un juego liberador que habla de amos y esclavos. Puede no estar de moda ser un macho alfa, pero sigue estando avalado por siglos de institución y por las reglas que determinan quiénes serán aún los ganadores. Pero ser bisexual es ser lo pe@r.

Enrrollarse con un bisexual es firmar un pacto con la traición. Nadie debe fiarse de tales bisexuales. Para un hetero convencido la amenaza bisexual resulta menos evidente, pero por ello más insidiosa y dañina que la de la homosexualidad declarada. Para un hombre homosexual el bi es un rival que juega con dos barajas, cuando no un reprimido que no ha salido del armario. Un bisexual nunca estará a la altura de lo que espera una mujer, sea heterosexual o lesbiana. Un bisexual solo podría establecer relaciones satisfactorias con otr@ bisexual, pero... ¡demasiado complejo!: un caos elevado exponencialmente.

Ser bisexual no tiene ninguna gracia, ni como objeto ni como sujeto de una relación. Ni siquiera existe un término peyorativo para referirse a l@s bisexuales. No sólo no se da "lo mejor de los dos mundos" en lo que es una versión mediocre de cada uno de ellos, sino que resultan particularmente detestables porque no se pierden nada. Lo quieren todo, y lo quieren ahora, como esos niños empeñados en no elegir. Ahora que los géneros estaban definidos en su diversidad aparecen "ellos", los artículos indeterminados.

¡Cuidado! Es un@ bisexual, desafía los conceptos claros y distintos. Existe una conspiración internacional de bisexuales que aspira a destruir nuestro trabajado desorden afectivo.

6 comentarios:

Baxter9 dijo...

un bisexual te partio el corazón y sientes despecho. eres patetic@, un bisexual es tan confiable como un homo o hetero.

tipo gris dijo...

ja ja, claro que si baxter9. mira a ver si has cogido el rábano por las hojas

Hysteron dijo...

Es curioso el camino de la bisexualidad. Solemos vivir en un limbo.
Personalmente nunca he vivido un rechazo en ninguna de las casillas marcadas, de los mundos señalados, porque nunca me he declarado parte de ninguno. Tenemos esa naturalidad con el sexo y con la búsqueda inherente del placer...
Buscamos sexo. En plenitud.
Otros se desviven defiendo sus fronteras.

Hysteron dijo...

defendiendo*

tipo gris dijo...

gracias, hysteron.
no pertenecer a nada, no ser nada jode

Luz Negra dijo...

A la mayoría de la gente le da miedo lo gris, lo que no se puede definir por conceptos dicotómicos ...sólo conciben y aceptan lo blanco y lo negro...