10/23/2010

Arist@cratas

¿Cómo hemos podido quedarnos tan solos amasando la razón común? ¿Qué hemos hecho con nuestra vida, loca?

El tiempo es la entropía de la elección. Cada vez que eliges te haces más pequeño: vas eliminando puertas, hay menos salidas... Es arrogante y comprometido elegir sólo aquello que te gusta, lo que te causa placer y alegría. Es necesaria cierta disciplina, pero no para abrir tu propio camino, sino para no perder el hilo que te llevará al lugar común. Por supuesto, se valora la iniciativa, el talante aventurero, la exploración: es una lotería capitalista donde casi todos se pierden, pero nunca la banca. Puedes fundar una empresa anarquista. Puedes jugar con el escándalo que tu mera presencia provoca. Puedes cagarte en todo y puede irte muy bien si cagas flores.

Tu sólo querías ser feliz, y aunque estabas loca nos arrastrabas de manera irresistible en dirección a la Idea. Lo tenías claro y eso nos subyugaba, aunque a veces también nos resentíamos, como ellos, y no te soportábamos. No estoy reprochando, de hecho te sigo queriendo, pero hemos ido demasiado lejos y el último tren ha partido.

Ya no tan jóvenes, ni tan bellos, ni tan orgullosos, siguen lloviendo piedras como en aquellos días duros del principio, cuando hasta los heavies iban a por nosotros. Y mira, otra vez el silencio. Y aunque mi paciencia es mayor, no me siento más sabio. Y aunque quiero vivir contigo esta vida ya no espero nada de todo ello. No estoy tan loco como tu.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Cada vez que eliges te haces más pequeño: vas eliminando puertas, hay menos salidas..."
joder eso no tiene por que ser así, hay puertas que te llevan a muchas otras, quizás la mayoría son de las que te encasillan, pero hay que decidir, si no casi siempre lo acaban haciendo por tí y no acorde a lo que tú quieres, la cosa está en decidir bien, a un que muchas veces no sabemos lo que queremos

Anónimo dijo...

mejor equivocarnos por nosotros mismos y de paso aprender algo