2/06/2010

Las ilusiones renovables

"Con la producción y el consumo de energía sucede algo análogo al caso de la tecnología industrial: en las condiciones presentes es imposible que la sociedad se apropie de la energía sin hacer un examen de sus necesidades. Actualmente sufrimos una opresiva lluvia de opiniones e informaciones sobre la cuestión de la energía, y desde el Estado y las grandes corporaciones se promueve una inquietud agobiante sobre el futuro amenazado por la escasez de energía. Lo que sin duda sirve de instrumento para cegar el entendimiento y aplastar la conciencia. Al igual que con el dinero, las vacaciones pagadas, la escolarización, el transporte motorizado, etc., se educa a las gentes en el pánico por la pérdida de algo cuya presencia abundante constituye casi siempre la anulación de su autonomía. Se dirá que cualquier cultura que aspire a una cierta independencia espiritual y a una consolidación de sus funciones vitales precisa producir y almacenar un determinado quantum de energías, más allá de lo que es estrictamente necesario para la reproducción de su existencia biológica. Cierto, pero lo que hoy está en juego es la misma apropiación de esa cultura, y de sus redes de intercambio, al margen de su reproducción amorfa en manos de las corporaciones y el Estado, lo que quiere decir que previo a cualquier idea de sustitución, en el transporte, la producción, la calefacción, las comunicaciones, etc., todas estas necesidades básicas deben ser revisadas sin que medie el empuje de la actual propaganda disfrazada de realismo. Sin esta exigencia preliminar, el verdadero trasfondo político de la sustitución de los modelos energéticos pierde sus contornos y se amalgama con el resto del ruido mediático de nuestros días".
Los Amigos de Ludd


Extracto de contraportada del libro Las ilusiones renovables (Bilbao, muturreko burutazioak, 2007), serie de ensayos hilados por el común denominador de la cuestión energética y de los moldes sociales y políticos a los que ésta responde y propicia.

¿Quiénes son los Amigos de Ludd? Un colectivo híbrido suma de la tradición libertaria y antiprogresista escindido de la revista Maldeojo en 2001 para publicar su propio boletín, con el objetivo de realizar una crítica radical de la sociedad industrial. Esto debería saberlo la Wikipedia, joder.

1 comentario:

Anónimo dijo...

wikipedia somos todos :-)