11/29/2009

Utopía o quiebra

El fragmento que sigue está extraído de la introducción al libro El placer de la revolución, de Ken Knabb (The Joy Of Revolution), editado en castellano recientemente por Aldarull Edicions.

* * *
"Nunca se ha dado en la historia un contraste tan chocante entre lo que sería posible y lo que se da realmente.

Basta hoy examinar todos los problemas del mundo, la mayoría de los cuales son bien conocidos, y meditar sobre ellos no tiene normalmente otro efecto que hacernos menos sensibles a su realidad. Pero aunque seamos “suficientemente estoicos para soportar las desgracias de los demás”, a la larga el deterioro social presente nos afecta a todos. Quienes no padecen represión física directa tienen que soportar aún las represiones mentales impuestas por un mundo cada vez más mediocre, estresante, ignorante y feo. Quienes escapan de la pobreza económica no pueden escapar del empobrecimiento general de la vida.

Y ni siquiera a este nivel mezquino puede ya continuar ésta. La destrucción del planeta por el desarrollo mundial del capitalismo nos ha llevado a un punto en que la humanidad puede extinguirse en pocas décadas.

Y sin embargo este mismo desarrollo ha hecho posible abolir el sistema de jerarquía y explotación basado previamente en la escasez material e inaugurar una forma nueva y genuinamente liberada de sociedad.

Saltando de un desastre a otro en su camino a la demencia colectiva y el apocalipsis ecológico, este sistema ha desarrollado una inercia fuera de control, incluso para sus supuestos dueños. A medida que nos aproximamos a un mundo en el que no somos capaces de abandonar nuestros ghettos fortificados sin vigilantes armados, ni salir a la calle sin aplicarnos protección solar para no coger un cáncer de piel, resulta más difícil tomar en serio a quienes aconsejan mendigar unas cuantas reformas.

Lo que hace falta, creo, es una revolución democrática-participativa mundial que aboliría tanto el capitalismo como el estado. Admito que es mucho pedir, pero me temo que no bastará con ninguna solución de menor alcance para llegar a la raíz de nuestros problemas. Puede parecer absurdo hablar de revolución, pero todas las alternativas asumen la continuación del actual sistema, que es aún más absurdo."

* * *
The Joy Of Revolution es un título que ironiza con un determinado género de literatura capitalista de divulgación sobre temas específicos para las masas, como una especie de manuales básicos de introducción a diferentes esferas de actividad (El placer de cocinar, El arte de la jardinería, El juego del bricolage, etc.). Ken Knabb realiza una adaptación irónica de este género para exponer en clave sencilla y accesible para todos su experiencia activística y las formas de acción que mejor se adaptan al momento presente. El libro puede adquirirse on-line a través de Acció Cultural y Traficantes de Sueños, así como en los puntos de distribución alternativa de todo el estado español.


Ken Knabb ha vivido en Berkeley desde 1965 y ha tomado parte en muchos acontecimientos radicales y contraculturales de los años 60. En 1969 conoció a los situacionistas y empezó a experimentar con sus tácticas, participando en varios grupos que se esforzaban por difundir la crítica situacionista en inglés. En 1976 publicó Bureau Of Public Secrets, revista de un sólo número cuyo concepto ha seguido sirviendo no obstante como marco de una actividad crítica y práctica que se extiende hasta hoy. En los años 80 tradujo una amplia selección de escritos situacionistas, escribió un libro sobre el escritor anarquista Kenneth Rexroth y empezó a explorar la práctica Zen. La editorial Literatura Gris publicó en 2001 una selección de textos suyos traducidos a castellano bajo el título Secretos a voces, todavía disponible en los mismos puntos de distribución.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Miopía o Hierba










Blinka

tipo gris dijo...

Supongo que sí, todo eso me afecta. Lo que necesitamos entonces es un Redentor, y un Estado Fuerte que lo crucifique.